Chin Japonés 1

Chin Japonés

Chin Japonés

La raza canina Chin Japonés proviene de Asia, donde ha sido apreciado como un aliado por más de mil años. Era un individuo frecuente de los majestuosos tribunales chinos y japoneses, y fue en Japón donde se creó su aspecto particular. Esta raza es exquisita y delicada, sin pretensiones y vivaz.

Jumpin ‘jiminy! ¿Es un Chin Japonés en el estante de tu chimenea? ¡Está! Las personas que viven con el Chin Japonés regularmente se preguntan sobre la capacidad de la raza para saltar muebles altos en un salto solitario. La barbilla japonesa del tamaño de un juguete tiene una naturaleza felina que incorpora el deseo de estar en lugares altos, la capacidad de escalar y la propensión a lavarse. También se le ha visto golpeando objetos de manera muy parecida a como lo haría un felino.

En cualquier caso, los atributos del gato, el Chin Japonés tiene la totalidad de las características que uno busca en un sabueso amigo. Él florece cuando está con sus parientes, y aprecia a todos. A el Chin Japonés le va bien en condominios y se adaptará a cualquier circunstancia de vida, sin embargo, su tamaño modesto y su amor por la amistad humana significa que no son aptos para vivir afuera o en un hotel para mascotas.

El Chin Japonés tiene el gran aspecto de una raza oriental con una cabeza enorme y expansiva; ojos grandes y muy abiertos; y una cara plana. Pequeñas orejas moldeadas en V cuelgan hacia abajo, colocadas justo debajo del punto más alto de la cabeza. Transmiten alegremente su cola emplumada sobre su espalda.

Tienen un abrigo abundante, pero la apariencia es engañosa. El Chin es una raza que se lava y se va y necesita un cepillado mínimo en exceso de una semana tras semana para mantener su rica apariencia. Con el caso especial intermitente de los bordes de las orejas, el pelaje se enreda de vez en cuando y no requiere ningún corte.

Inteligente y respetuoso, el japonés Chin se adapta rápidamente, pero tiene su propio cerebro. En el caso de que la preparación se vuelva redundante, decidirá lograr algo aún más atractivo. Puede ser difícil de dominar, sin embargo, en caso de que esté decidido y sea predecible, recibirá el mensaje.

Con todo, el japonés Chin es un sabueso alegre que convive con todos. Es vecino de diferentes perros y felinos y es un aliado vivo para los jóvenes más establecidos. Debido a su pequeño tamaño, sea como sea, no es apto para hogares con niños pequeños, que casualmente pueden dañarlo.

El Chin Japonés es apreciado y dedicado a su familia, sin embargo, tienen una timidez característica en torno a nuevos individuos y nuevas circunstancias. No es irregular que estén marginalmente reservados con los extraños hasta que se familiaricen con ellos.

El Chin Japonés requiere poco en el método de práctica y es un aliado increíble para las personas que no pueden moverse con eficacia. Él aprecia una sesión de caminata o juego todos los días, sin embargo, no se volverá ruinoso en el caso de que simplemente te recuestes comiendo bombones y jugando con él. Aprecia jugar, y se mueven con tal esfuerzo y disposición que de vez en cuando molestan cualquier cosa cuando corren por una casa.

Estos son perros callejeros delicados. Entienden los sentimientos del hogar y de sus propietarios y moldearán su carácter para coordinarlo. En el caso de que viva en una casa tranquila y grave, el Chin Japonés resultará tranquilo y salvado, pero aún tendrá todas las magníficas cualidades de un sabueso compañero. En el caso de que viva en un hogar que funcione, en general será exuberante y activo.

Despreocupado y seductor, el mentón puede ser adictivo. Las personas que lo aman no pueden imaginar la existencia sin él, y muchos no pueden imaginar la existencia sin unos pocos.

Caracteristicas

El Chin Japonés es felino desde varias perspectivas. La raza generalmente se observa preparándose lamiendo sus patas y limpiando su cabeza. Además, aprecian estar en lo alto y se posarán en la parte posterior de los sillones y en las mesas.

Visto como un cobertizo normal, la barbilla japonesa requiere un par de momentos de cepillado todos los días para expulsar el cabello libre y proteger el pelaje del enredo.

El Chin Japonés no maneja bien el calor y debe observarse en los días calurosos para garantizar que no se esfuercen demasiado.

Debido a la cara nivelada de la raza, la barbilla japonesa regularmente gruñe, jadea o invierte el olfato.

El Chin japonés es perfecto para vivir en lofts.

Aunque el Chin Japonés es inteligente y ansioso si no le importa, requieren reuniones de instrucción interesantes y emocionantes. De lo contrario, se agotan y dirigen su concentración hacia algo adicionalmente atractivo.

El Chin Japonés funciona muy bien con niños más establecidos, pero no se prescribe para hogares con niños más pequeños debido a su pequeño tamaño. Pueden ser realmente dañados con un poder insignificante.

Los Chin Japonés son sabuesos que florecen cuando están con sus seres queridos. No deben vivir afuera o en un hotel para mascotas lejos de su familia.

El Chin Japonés requiere una menor medida de actividad en contraste con las diferentes razas, sin embargo, aprecian una caminata o un juego todos los días en el patio.

El Chin Japonés no se preocupa por ser separada de sus parientes, y el nerviosismo de desprendimiento es un problema típico en la raza.

Historia

El Chin Japonés es una raza antigua que probablemente comenzó en la magnífica corte china. Excepcionalmente apreciado, fue dado regularmente como una bendición a emisarios de diferentes terrenos, y presumiblemente fue como una bendición para el gobernante de Japón que avanzó hacia ese país insular que le dio su nombre.

En Japón,el Chin Japonés no era vista como un perro (inu) sino como un ser diferente (línea de la mandíbula). Allí, probablemente se cruzó con pequeños caninos de tipo spaniel y, a la larga, logró el aspecto que tiene hoy.

El Chin Japonés permaneció oscuro para el mundo exterior hasta 1853, cuando el comodoro Matthew Perry cruzó el puerto de Uraga cerca de Edo, el actual Tokio, y conoció a Japón con el intercambio universal. El Chin Japonés se convirtió en un famoso artículo y muchos fueron traídos a Gran Bretaña y Estados Unidos.

Entre los principales propietarios estadounidenses de la raza se encontraban el presidente Franklin Pierce, en ese momento el secretario de guerra Jefferson Davis, y la pequeña hija de Perry, Caroline Perry Belmont. Se generalizaron con individuos de riquezas y honorabilidad. En los Estados Unidos, el Chin Japonés era conocido como el Spaniel japonés y mantuvo ese nombre hasta 1977.

Talla

El Chin Japonés está conituido robustamente pero con una apariencia refinada. Se para de 8 a 11 pulgadas en el hombro y pesa en algún lugar en el rango de 4 y 9 libras.

Personaje

El personaje de el Chin Japonés es un verdadero indicador de la profundidad que tienen estos perros callejeros. Cuando todo está dicho, es un perro alegre y encantador que es cálido y astuto. Él es hablador, sin embargo no es ladrido. Las personas con mandíbula afirman que a sus caninos les gusta “cantar” y hablarán para informar sobre la aparición de visitantes o extraños.

La mandíbula es tan delicada con su entorno y con los sentimientos de sus parientes que se sabe que moldean su carácter a su alrededor. En el caso de que viva en un hogar tranquilo y deprimente, el Chin Japonés se salvará. En caso de que viva en un hogar que funcione, hará su parte para mantener la actividad exuberante.

El Chin Japonés se entrega constantemente a sus parientes y puede experimentar los efectos nocivos de la tensión de partición. Es un perro encantador que muestra amor y amor a todos en su vida, sin embargo, puede ser modesto cuando se lo presenta a nuevas personas o circunstancias.

Bienestar

La mandíbula es comúnmente sana, sin embargo, como todas las razas, están inclinados a ciertas condiciones de bienestar.

Cuidado

El Chin Japonés casi no requiere actividad. Están contentos con una caminata diaria o una sesión de juego decente, pero en general requerirán poco más. La preparación puede ser marginalmente problemática ya que tienen su propio cerebro y se agotan con la preparación redundante.

En el momento en que les gustes, sea como fuere, harán un esfuerzo sólido para satisfacerte. En el momento en que se arruinan, una forma firme de hablar es todo lo que tiene que resolver. Más ajustes a tierra simplemente revertirán la descarga y harán que tu mentón se mantenga firme.

Pueden ser difíciles de domesticar, sin embargo, con persistencia y consistencia, en general, puede anticipar que deben ser capacitados a los 4 meses de edad.

Los Chin japoneses son sabuesos asociados y no deberían vivir fuera o en hoteles para mascotas. Se apegan a sus parientes, y muchos experimentan los efectos nocivos de la tensión de partición. Con sus bajas necesidades de ejercicio, los Chin Japonés son brillantes ocupantes de condominios.

El cuello del Chin Japonés es sensible y se propone inequívocamente que utilices un aparejo en lugar de un escote cuando lo pasees.

Alimentación

Suma prescrita todos los días: 1/4 a 1/2 taza de alimento seco de primera clase diariamente, aislado en dos cenas.

Color de pelaje y aseo

El Chin Japonés tiene un abrigo abundante que es satinado al tacto. Es tolerablemente largo con una melena gruesa, orejas emplumadas, una cola peluda, pelo en la parte posterior de las patas delanteras y en las patas traseras. La cabeza, la cara y las patas delanteras están aseguradas con el pelo corto. La barbilla japonesa puede tener capas de alto contraste, rojo y blanco, o muy contrastantes con focos bronceados.

El Chin Japonés es una raza muy impecable y no requiere duchas normales. Cuando un mes es generosidad. Los champús secos en su mayor parte los mantendrán con un aspecto y un olor increíbles. También puede utilizar un limpiador suave, secarlos con una toalla hasta que estén prácticamente secos, cepillar el pelaje hacia arriba y hacia afuera con un cepillo de palo, ¡y listo!

Estan listos La mandíbula se desprende, sin embargo, semana tras semana, cepillarse ayudará a proteger el cabello de su hogar. Un rápido cepillado diario con un cepillo de palo ayudará a proteger el cabello del enredo.

Cepille los dientes de su Chin Japonés en cualquier caso varias veces por semana para expulsar el desarrollo del sarro y los microbios que merodean en su interior. El cepillado diario es sorprendentemente mejor en caso de que necesite evitar enfermedades de las encías y un aliento horrible.

Córtale las uñas más de una vez al mes si tu perro no las usa normalmente para contrarrestar las lágrimas insoportables y otros problemas. En caso de que pueda escucharlos golpeando el suelo, son excesivamente largos.

Las uñas de los pies caninos tienen venas en ellas, y si se corta demasiado, puede causar la muerte, y es posible que su perro no colabore cada vez que vea las tijeras de las uñas. Por lo tanto, en caso de que no tenga experiencia cortando uñas caninas, acuda a un veterinario o peluquero para obtener consejos.

Sus oídos deben revisarse semanalmente para detectar enrojecimiento o un olor terrible, que puede mostrar una enfermedad. En el momento en que revise las orejas de su perro, límpielas con una bola de algodón con una manguera con un delicado limpiador de oídos con pH ajustado para ayudar a evitar la contaminación. Trate de no incrustar nada en la zanja del oído; simplemente limpie el oído externo.

Comienza a acostumbrar a tu Chin Japonés a ser cepillado e inspeccionado cuando es un perrito. Maneje sus patas habitualmente (los perros son sensibles con sus pies) y mire dentro de su boca. Haga de la preparación un encuentro positivo cargado de aplausos y premios, y sentará las bases para pruebas veterinarias simples y otros cuidados cuando sea un adulto.

Mientras se arregla, verifique si hay heridas, sarpullidos o indicios de enfermedad, por ejemplo, enrojecimiento, delicadeza o agravamiento en la piel, la nariz, la boca y los ojos, y en los pies. Los ojos deben estar claros, sin enrojecimiento ni liberación. Su prudente prueba semana tras semana lo ayudará a detectar problemas médicos potenciales temprano.

Jóvenes y otras mascotas

A pesar de que el Chin japonés es un perro delicado, no está prescrito para hogares donde hay niños pequeños. Puede ser dañado efectivamente por un joven demasiado exuberante. La raza funciona bien con los jóvenes más establecidos que ven cómo lidiar adecuadamente con un perro.

Del mismo modo con cada raza, debe mostrarles constantemente a los jóvenes cómo acercarse y contactar a los caninos, y administrar de manera consistente cualquier comunicación entre perros callejeros y niños pequeños para evitar roer o tirar de la oreja o la cola con respecto a cualquiera de las partes.

El Chin Japonés coexiste bien con diferentes caninos y felinos, sin embargo, deben protegerse de los perros más grandes que casualmente podrían dañarlos en el juego. Las patas de un felino pueden dañar sus enormes ojos, por lo que es esencial asegurarse de que todos jueguen juntos agradablemente.

Optimized with PageSpeed Ninja